¿Cómo bajé 23 kg en 18 meses? Parte 1

No fue fácil.  Tampoco fue difícil, en realidad. Me disgustaba silenciosamente la idea de ser “gordito”, además de que no soy muy
alto, soy más bien, promedio, tirándole a bajito.
Un día me decidí.  No sé bien qué fue lo que detonó esto, pero sé que la verdadera razón fue que entendí que cuando crees que eres capaz de conseguir algo, lo consigues. Fue rápido.  Un día era gordo y al otro día le comuniqué a toda la gente con la que hablaba mis objetivos. Bajar a 75 kg y tener 9% de grasa corporal. (¡No se trata
de bajar de peso, sino de bajar la grasa!)
Pensé: si quiero convertirme en un atleta tengo que pensar, comer, dormir, leer, vivir como uno.  Tenía razón.  Aunque no faltó quién se rió, quién dudo, quién lo negó.  A mí nada me importaba.  Yo estaba 100% decidido a hacerlo y a cambiar de estrategia y táctica cuantas veces fuera necesario para conseguirlo.

Mi primer paso fue “empaparme” del tema.  Para qué “inventar el hilo negro” como decimos en México si hay mucho conocimiento sobre el tema.  Así que me dediqué a tragarme todos los artículos, libros, revistas, videso (de YouTube) sobre cómo bajar de peso y mejorar la condición física.  Pasaba casi todo mi “tiempo libre” absorbiendo todo y procesándolo.  Un descubrimiento fabuloso era que en todo lo que veía-leía-oía había muchos factores comunes.  No era tan difícil, después de todo.

El secreto era hacerme trampa para que fuera fácil.  Sí, hacerme trampa, como se la hace uno para hacer el mínimo esfuerzo.  Entendí que para hacer algo difícil, sólo hay un camino:
hacer lo que uno puede hacer.

Acerca de Jaime Villarreal

Nací en la Ciudad de México en 1974. Desde niño he tenido una curiosidad insaciable por todo y he dedicado mi vida a ser feliz y ayudar a los demás a ser felices. Estoy absolutamente convencido de que todo es posible. Soy también músico de rock, apasionado de la aviación, consultor en comunicación y coach personal. Contáctame enviándole un mensaje a villarrealjaime@hotmail.com.
Esta entrada fue publicada en Acondicionamiento físico, Crecimiento personal, Salud. Guarda el enlace permanente.