Un pequeño cambio que transformará tu vida radicalmente

Imagina por un momento que eres el capitán de un barco.  Es de noche y das las últimas instrucciones antes de retirarte a descansar en tu camarote.  “Curso 330 grados, 22 nudos”. Te vas a dormir, pero no puedes porque algo te inquieta.  Te despiertas constantemente pensando que algo está mal.  Tal vez diste mal una instrucción.  Tal vez debiste decir 230 grados…  No.  Sí dijiste 230 grados ¿o no?  ¿Dijiste 330? ¿230? No. sí diste la instrucción correcta: 230 grados.  Casi estás seguro.

A las 5:52 de la mañana te despiertas y entras al puente de mando. Le pides las coordenadas al navegante y te dice una latitud que no esperas. Horror, estás a más de 500 millas náuticas de donde deberías estar.

Bueno, ¿Y toda está historia para qué?

Lo que hacemos todos los días, cada hora, cada decisión, pensamiento nos lleva a alguna parte.  No es cierto que algunas cosas cuenten y otras no.  No puedes hacer que algo no cuente.  Cada decisión, cada acción (o la ausencia de la misma) cuenta.  Sin embargo a veces damos “instrucciones” equivocadas.  Pensamos: “Voy a hacer esto que sé que no es lo mejor, pero es sólo una vez”.  Resultado, tu vida avanza en la dirección equivocada.  Nuevamente lo haces, pensando que siempre tienes la opción de cambiar de curso.  Y es cierto, siempre puedes cambiar de dirección, pero te encontrarás más lejos y será más difícil el camino.

Lo que podemos hacer con este principio es desarrollar hábitos que nos lleven como un “piloto automático” a nuestro destino.  Se vale corregir, claro está, pero no será necesario corregir mucho, ni será difícil si el curso es casi correcto. Un pequeño cambio no se nota en el corto plazo, pero podemos tomar ventaja del hecho de que el tiempo juega a nuestro favor (o nuestra contra).

Por eso es importantísimo definir a donde vamos y desarrollar los hábitos que nos lleven a nuestros propósitos.  Hacerlo así es fácil y es la razón por las que algunas personas logran sus objetivos sin una dificultad notoria y otros llegan a otros puertos.

Acerca de Jaime Villarreal

Nací en la Ciudad de México en 1974. Desde niño he tenido una curiosidad insaciable por todo y he dedicado mi vida a ser feliz y ayudar a los demás a ser felices. Estoy absolutamente convencido de que todo es posible. Soy también músico de rock, apasionado de la aviación, consultor en comunicación y coach personal. Contáctame enviándole un mensaje a villarrealjaime@hotmail.com.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.